Sophia Boddenberg

Freie Journalistin, Santiago de Chile

3 Abos und 4 Abonnenten
Artikel

Angela Davis: Activista y luchadora social

93w9ov4qg5 detail image 242039

La activista y luchadora por los derechos civiles Angela Davis, antaño una de las mujeres más buscadas de Estados Unidos, ahora viaja por el mundo y habla de violencia policial, racismo y terrorismo. Exige la abolición de las prisiones, cambio social y solidaridad internacional.

Por Sophia Boddenberg

Una vez más un policía blanco mata a un joven negro en Estados Unidos. Una vez más un atentado terrorista. Una vez más se quema un campo de refugiados en Europa. Una vez más se viola a una mujer. Son noticias que marcan nuestro día a día. Una mujer de Estados Unidos ha vivido estas diversas formas de violencia y discriminación en su propio cuerpo. Ella es negra, es mujer, es lesbiana y es comunista. En el año 1970 estaba en la "lista de los 10 criminales más buscados por el FBI" y fue condenada tres veces a la pena de muerte.

Angela Davis es una luchadora. En los años 1960 y 1970 se convirtió en una figura clave en el Movimiento por los Derechos Civiles en Estados Unidos, luchó por los derechos de los negros, de las mujeres y de los prisioneros. Hoy, todavía está luchando por lo mismo. En ciudades como Boston, Nueva Delhi y Santiago de Chile ha visitado universidades y conferencias, acciones y demostraciones. "Muchas veces la gente me pregunta, como quiero ser recordada. Debe ser porque he llegado a una cierta edad", dice y se ríe. El público se ríe con ella porque está dando una charla en el Teatro de la Universidad de Chile en Santiago, la capital. El Hemispheric Institute of Performance and Politics la invitó a dar una charla en el contexto del "Encuentro eX-céntrico". "Mi respuesta es siempre que no me importa ser recordada como individuo. Mucho más me importa que la gente recuerde el movimiento que me hizo posible caminar libremente en la calle", termina la frase.

El 13 de octubre de 1970 Davis fue detenida en Nueva York por el FBI por la sospecha de conspiración, secuestro y asesinato y estuvo un año en prisión preventiva. Por cada una de estas acusaciones la condena de muerta estaba inminente. Davis había luchado por la liberación de tres prisioneros llamados "Soledad Brothers" encarcelados en la cárcel "Soledad" en Estados Unidos, había colectado fondos para su defensa y había organizado protestas públicas exigiendo su liberación. Muchas veces recibió amenazas de muerte, así que se consiguió armas de protección. En 1970, un hermano de uno de los prisioneros ocupó estas armas intentando de escapar de una sala de tribunal donde falleció uno de los jueces. Como Davis era propietaria de las armas, tuvo que huir y pasó a la lista de los "10 Most wanted" del FBI. En ese tiempo, Ronald Reagan era gobernador de California, Richard Nixon era presidente y Edgard Hoover era jefe del FBI. Davis denomina esta combinación "un triángulo terrible de poder político".

Muchas personas estaban convencidas de su inocencia. Nació el movimiento global "Free Angela" que protestó contra el abuso del poder judicial. Millones de personas lucharon durante un año y medio por la liberación de Angela Davis, los Beatles y los Rolling Stones le dedicaron canciones. Bajo la inmensa presión internacional Davis fue absuelta en 1972. "En la campaña para mi liberación hubieron comunistas, socialistas, sindicalistas, creyentes de distintas religiones, estudiantes, deportistas, todos los aspectos de la sociedad civil. Y ganamos. No me gusta que me llamen icono. Pero me he dado cuenta que yo y mi liberación son un símbolo de poder colectivo", explica Davis.

Cuando tenía 20 años, Davis estudió por un año en la prestigiosa Universidad de Sorbonne en Paris. Allí estableció muchos contactos con estudiantes de las colonias francesas en África, los cuales le permitieron una nueva mirada al racismo moderno y la explotación imperial. Sobre los atentados terroristas en Francia dice: "Aunque sea terrible lo que pasó en Francia, es importante tratar de comprender porque esas cosas pasan. Tengo una relación muy cercana con Francia, pero he visto con los años que en Francia hay una tendencia de negar el racismo. De negar que las personas en situaciones postcoloniales son desplazadas a los Banlieue, barrios periféricos donde no pueden acceder a la educación y el trabajo que necesitan. Eso no justifica la violencia, pero nunca será posible evitar la violencia mientras no se resuelven los problemas sociales subliminales. Mientras no se admite eso, violencia será tratada con más violencia". Davis además, estudió filosofía y sociología en Frankfurt con Adorno y Horkheimer.

"La libertad es una lucha constante", se llama el libro actual de Angela Davis. "No hay libertad para un individuo solo. La libertad de las democracias burguesas siempre ha sido una libertad limitada a ciertas elites de raza, clase y género. Una libertad, que tiene su valor en la exclusión de otros", dice en la charla en Santiago de Chile. En su libro describe el "Complejo Industrial de Prisiones" en Estados Unidos. Revela la opresión por género, raza y clase en Estados Unidos y hace una crítica a la creciente privatización de las cárceles. En Estados Unidos, una gran parte de las cárceles ya se encuentra en las manos de empresas privadas. La empresa "Corrections Corporation of America" registró una ganancia de 1.15 mil millones de dólares en 2004. Las empresas privadas tienen fábricas dentro de las cárceles, donde los prisioneros trabajan por un dólar al día.

Las cárceles se han convertido en empresas con ánimo de lucro como una respuesta a los problemas sociales. Estados Unidos es el país con la mayor cifra de prisioneros. Los estadounidenses representan 5 por ciento de la población mundial, pero tienen 25 por ciento de todos los prisioneros en el mundo. Una tercera parte de todas las mujeres encarceladas a nivel mundial se encuentran en Estados Unidos y 37 por ciento de los prisioneros en Estados Unidos son negros, aunque solamente representan 13,2 por ciento de la población. Estas cifras son del Departamento de Justica del Gobierno de Estados Unidos del año 2013. El movimiento de abolición de la prisión que busca reducir o eliminar las cárceles y el sistema penitenciario tiene una historia larga. "No queremos la abolición de instituciones penitenciarias por sí, sino queremos una sociedad que no está basada en instituciones tales como cárceles de alta seguridad. Exigir la abolición de las cárceles significa también vivienda gratuita, salud gratuita y educación gratuita. Lo que la gente necesita, no debería convertirse en un bien económico", dice Davis.

Davis quiere una nueva forma de justicia porque según ella la justicia por la mano propia igual que la justicia de Estado reproducen violencia. Eso también pasaría mirando la violencia de género contra mujeres y hombres. "Hemos criminalizado la violencia contra las mujeres y muchos pensaron que eso era la solución. Muchos hombres que fueron acusados por violación y abuso están en la cárcel ahora. Pero no vemos ningún cambio en la aparición de la violencia", explica Davis. "Deberíamos preguntarnos no solamente como tratar a los que ejercen la violencia - aunque deben hacerse responsables - sino como podemos liberar nuestro mundo de esas formas de violencia. Y esa es una pregunta mucho más compleja. Para terminar con la violencia de género, tenemos que cambiar el mundo."

Angela Davis ha dedicado una gran parte de su carrera política a la lucha contra el racismo y la violencia policial. "La violencia policial que vemos hoy en día en Estados Unidos no es algo nuevo. Ha existido por décadas y su origen lo encontramos en la esclavitud. La diferencia es que los medios de comunicación ahora reportan la violencia y la brutalidad de la policía y que ahora los jóvenes se organizan", destaca Davis. En Estados Unidos, hombres jóvenes negros son asesinados cinco veces más por policías que hombres jóvenes blancos. Nunca la cifra ha sido tan alta como en 2015, dice el periódico británico The Guardian. En una conferencia de prensa en Santiago de Chile un periodista pregunta a Davis porque siempre son policías blancos que matan a afroamericanos. El comentario le molesta y dice en voz alta y enérgica: "A veces no son policías blancos, sino policías negros. No se trata de negros contra blancos. El tema es mucho más complejo porque se trata de un problema estructural." Muchos hombres que son violentos son veteranos de guerra. Por ejemplo, los dos hombres que mataron a tres policías en Baton Rouge, participaron en las guerras de Afganistán e Irak. "Ahora estamos viviendo la venganza del militarismo de Estados Unidos", dice Davis, "los veteranos no reciben el tratamiento que necesitan, ni físicamente, ni psicológicamente. Eso no se trata solamente de personas malas que hacen cosas malas, es más complejo".

Davis es parte del movimiento "Black Lives Matter". Algunos han criticado el movimiento por enfocarse en los afroamericanos y no en todos los humanos. "¿No saben esas personas que expresiones universales siempre han causado racismo? Cada mirada crítica de racismo requiere el final de la tiranía de lo universal. En la historia la categoría humano mucho tiempo no incluía a los humanos negros, de color e indígenas. La abstracción del término se coloró blanco y masculino. Si todas las vidas fuesen valoradas de la misma manera, no tendríamos que luchar por vidas negras. Se trata de mujeres negras, de homosexuales negros, de queers negros, de hombres negros, de inmigrantes negros, de negros con discapacidad y de la clase trabajadora blanca", destaca Davis. Explica que es importante ver la interconectividad de la violencia y de los movimientos sociales. Por eso tendríamos que construir conexiones de solidaridad internacional.

Zum Original